packaging sostenible
Corporativo Industrial Packaging reciclado

Packaging sostenible 100×100 ¿Qué podemos hacer para lograrlo?

Puede que tengas una marca o empresa que quiere dar el salto al packaging sostenible o lo estás haciendo actualmente, pero tienes algunos elementos dentro del proceso de entrega de tu producto, que no cumple con estas características. 

A lo largo de este artículo vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre el packaging sostenible, y además nuestro aporte como empresa, en el camino de lograr, algún día, un packaging sostenible 100×100

Definamos: ¿Sabes qué significa realmente ‘packaging sostenible’?

Los tiempos de la economía lineal que consistía en fabricar-consumir-tirar se han terminado. 

El packaging sostenible es el principio de un nuevo modelo económico basado en la llamada economía circular: reducir, reutilizar, reemplazar, renovar y reciclar. 

Vamos a sumergirnos en el mundo, para que veas los beneficios que puede tener para tu marca y cómo puedes aplicarlo a tu negocio, pero, antes de profundizar demasiado, hablemos de qué es exactamente. 

Son sostenibles aquellos que han tenido en cuenta los principios del ecodiseño durante su proceso de producción.

El ecodiseño contempla criterios de sostenibilidad desde la concepción del producto o servicio hasta la eliminación del mismo, tratando de disminuir el impacto ambiental durante el ciclo de vida del producto.

Por tanto, no se preocupa (solo) de si ‘la caja’ va a ser bonita o la bolsa llamativa, sino que también se cuestiona el impacto de su proceso de producción, transporte y reciclado posterior. 

En resumen, para que sea considerado packaging sostenible ha de tener una o varias de estas características: 

  • Reciclable
  • Biodegradable
  • Fabricado a partir de materiales reciclados
  • Reutilizable

¿El packaging sostenible es para todas las empresas?

Cuando hablamos de packaging sostenible seguro que te imaginas ese vaso de café de cartón tipo kraft para llevar. O de un tenedor de bambú. O la caja de una bombilla de Ikea que se convierte en lámpara. 

No vas por mal camino. 

Estos son ejemplos de packaging sostenible. Pero ¿Es el packaging sostenible para todas las empresas?

Más allá de los elementos de un solo uso (la Unión Europea se ha propuesto acabar con este tipo de productos  en 2029), la tendencia del embalaje sostenible no afecta sólo al producto final y como llega al consumidor. También afecta a los sobreembalajes para logística y transporte, que no tienen en cuenta su diseño al no estar expuestos al consumidor. 

Actualmente, el packaging, además de ser necesario para el transporte de un producto, habla de los valores de una marca, forma parte de la experiencia de producto, conecta con un público determinado y aporta datos tanto a nivel legal como actitudinal. 

El consumidor está cada vez más concienciado y preocupado por el impacto ambiental que generan los embalajes de sus compras por Internet. Tal y como indica un informe, 7 de cada 10 consumidores muestran su preocupación por el impacto de los embalajes adicionales en el medio ambiente y un 43% afirma estar dispuesto incluso a pagar más por materiales más sostenibles.

Esto quiere decir, que ya no es solo una cuestión de que el empresario quiera o no utilizar packaging sostenible, sino que el cliente actual lo demanda y exige.

Si tu empresa no necesita vasos de cartón, puede que sí reciba y envíe pedidos de otras características, use materiales poco sostenibles o realice una gestión inadecuada de sus recursos. Esto afecta a grandes y pequeñas empresas. 

Materiales sostenibles para packaging

Hablar de materiales sostenibles para packaging es hablar de materiales con modelos de producción eficientes, de productos reciclables y reutilizables y, en definitiva, de minimizar la huella que puedan los embalajes en el medioambiente.

Los tres materiales sostenibles más comunes son: 

El cartón:  Sin duda, uno de los más sostenibles y económicos por su fácil reutilización y bajo impacto ambiental.  Aunque el cartón tiene un ciclo de vida corto, su reciclabilidad lo convierte en una magnífica opción. 

Bioplásticos o plásticos vegetales: provienen de vegetales como la soja, el maíz o la fécula de patata y su desarrollo es producto de la necesidad de encontrar un material con características similares al plástico, que provenga de fuentes renovables y que sea menos contaminante. Es un material resistente, 100% biodegradable y versátil y ya se usan en sectores como agricultura, industria textil, medicina y, sobre todo, en el mercado de embalajes y envases…

El vidrio: más directamente relacionado con el sector consumo, por ser el mejor aliado en cuanto a conservación de alimentos y cosméticos, se refiere. Se considera un material sostenible porque su reciclado es integral, se aprovecha el 100% del  material y se convierte de nuevo en otro envase. De esta forma, el ciclo de vida es infinito. 

Y aquí es el momento de hablar del caucho natural 

El Caucho Natural (NR como abreviatura Internacional) es un hidrocarburo de gran importancia que se obtiene del látex, producido por varias moráceas y euforbiáceas intertropicales, pero solo se explota comercialmente la Hevea Brasiliensis. 

El látex se encuentra en forma de una suspensión coloidal acuosa, de aspecto lechoso, que contiene alrededor de 30% de caucho. El látex circula por una red de canales laticíferos, de los que se extrae practicando una incisión en la corteza. 

Partiendo de ello, su origen es natural,  y además puede ser convertido en un material: 

  • Reciclable
  • Puede ser fabricado a partir de materiales reciclados
  • Reutilizable. 

Las gomas elásticas Bandex para la industria del packaging se han vuelto imprescindibles al ofrecer una sujeción versátil y práctica, además de sostenible, evitando así el abuso de plásticos como alambres, pinzas, films, etc. 

En el mundo del material de oficina, también son un recurso de sujeción muy práctico y utilizado para todo tipo de paquetería y documentación. Las gomas elásticas de oficina tienen infinidad de aplicaciones, bien sea en el propio hogar o en despachos, en empresas o fábricas de cualquier índole. 

En cuanto a la industria del packaging, las gomas elásticas fabricadas en caucho sirven principalmente para sujetar y agrupar pequeños productos y evitar que se suelten y acaben desperdigados por las cajas. 

Son especialmente útiles para realizar esta función en empresas que realizan servicios de envíos y embalaje. 

Actualmente, esta industria requiere de un gran volumen de gomas elásticas, ya que con el crecimiento continuo del comercio online, cada vez es más recurrente el envío de paquetería.

Puedes conocer más propiedades y beneficios de nuestra goma elástica, visitando nuestra web aquí. 

Medio ambiente y el desarrollo sostenible

Como hablamos más arriba, el desarrollo sostenible, no se preocupa (solo) de si ‘la caja’ va a ser bonita o la bolsa llamativa, sino que también se cuestiona el impacto de su proceso de producción, transporte y reciclado posterior.

Por ello en Bandex buscamos respetar el medio ambiente y el desarrollo sostenible, de varias formas. 

Te contamos algunas. 

No solo con la fabricación con caucho natural, proveniente de una fuente renovable y orgánica como es el látex, y además, reciclables, sino también mejorando nuestro proceso productivo, con un compromiso con el desarrollo sostenible activo. 

En ese sentido, como empresa, estamos felices de que el Consorcio Nacional de Industriales del Caucho convocó en febrero 2021 el III Premio de Economía Circular del sector del Caucho y que Martisan Bandex, junto a Bridgestone Hispania Manufacturing SL, hemos sido premiados. 

Escribimos un artículo sobre ello, puedes leerlo haciendo clic aquí. 

Este premio pretende incentivar la mejora continua en el ámbito de la Economía Circular, promoviendo la implementación de acciones orientadas a alcanzar mayores niveles de transparencia y buen gobierno, gestión del impacto medioambiental y crecimiento económico sostenible, propiciando a su vez las relaciones de forma que las empresas asociadas del sector del caucho sean una referencia hoy y en el futuro de la gestión medioambiental.

También, a principios de este año, tuvimos más noticias. 

Desde el 2018 que nuestra empresa inicia una Estrategia de Sostenibilidad. Con la firme decisión de ejercer un liderazgo responsable en la fabricación de goma elástica de caucho, implementamos un Sistema de Gestión de Residuo, que nos llevó a la obtención de la certificación “RESIDUO CERO” por Bureau Veritas.

Para reconocer los esfuerzos de las organizaciones que avanzan hacia un modelo circular, Bureau Veritas ha desarrollado su propio esquema para verificar y reconocer las cantidades de residuo generado que evitan el vertedero como destino, aprovechando otras vías, como recuperación, reciclaje o valorización.

Para ello, evalúa el sistema de control y seguimiento de los residuos y su desempeño y en función del nivel conseguido, se emite un reconocimiento: Certificación de RESIDUO CERO. En nuestro caso hemos obtenido el nivel de gestión alternativa al vertedero entre un 60 – 80 % de los residuos generados.

No traemos aquí estos premios para mostrarnos exitosos, sino para ejemplificar, que como empresa se puede hacer mucho, y que existen muchos organismos que pueden ayudarnos para ello. 

Ahora ya sabes que “lo eco” no es una moda, sino una nueva norma empresarial, que comienza en las mesas directivas de las empresas, con decisiones, y termina en manos del consumidor que exige un cambio.