Agricultura Goma Ancla

El algarrobo, resistente y rentable

Las vainas de algarrobo son muy apreciadas para diversos procesos industriales. Siempre ha sido un producto base para la alimentación de animales de granja, tanto en estado primario como molerlas para producir una harina que es muy aceptada por las aves y otros animales de corral.

Las cooperativas agrícolas y las comercializadoras adquieren las algarrobas para elaborar diferentes tipos de piensos para animales e incluso cada vez más, en los últimos años, un alto porcentaje se destina a las industrias transformadoras especializadas para el consumo humano.

Un fruto que se paga mejor que nunca: en dos años, el precio de la algarroba ha aumentado un 110%. «Ahora nos pagan el kilo a 1,40 y antes nos la pagaban a 20 céntimos», explica Francisco. «2.000 kilos aproximadamente son 2.800 euros, cuando antes hubiera sido 200-400 euros», ilustra.

El valor de la pulpa es todavía muy bajo, empleándose mayoritariamente como aditivo de piensos, pero se está avanzando en el uso para la alimentación humana, para carnes vegetales o como sustituto del azúcar, por lo que es muy probable que se produzca pronto una revalorización.

Así lo indicó el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo. 

Luengo explicó que aunque el algarrobo es un árbol de lenta entrada en producción «porque la fructificación se produce sobre madera de 3 a 5 años, los árboles adultos dan cosechas de 70 a 100 kilos, y la producción por hectárea en secano, con 70 árboles, es de 5.000 kilos por hectárea en un año bueno y de 2.000 a 3.000 por término medio. Pero es que una plantación moderna, con una densidad de 150 árboles por hectárea y riego de apoyo puede llegar a 10.000 kg/ha».

El cultivo del algarrobo

La algarroba es un cultivo rentable. Es un árbol de follaje, con alta resistencia a la sequía y que no precisa de labores especiales. Tiene una altura de entre 5 y 6 metros, pudiendo llegar a alcanzar hasta 10 metros y produce flores de cada sexo en pie separado que son de color rojo y sin pétalos. Su fruto, la algarroba, es una vaina coriácea de color marrón oscuro de 10-30 centímetros de longitud.

Es un árbol duro y resistente, pero lento en dar sus primeros máximos de producción, como comentamos más arriba, pero, a partir de ahí, la producción de frutos por árbol es muy alta dentro de cada ciclo anual. 

Junto a esas expectativas sobre la rentabilidad de un cultivo que, además, requiere de muy escasa inversión en su proceso de producción, son muy destacables sus valores en cuanto a sostenibilidad.

Un algarrobo o garrofero en el campo de Cartagena, por ejemplo, es un mini oasis, tiene sombra y alimento, es el árbol que en nuestras condiciones de clima y suelo es capaz de producir más biomasa, fijar más CO2, mejorar el suelo y evitar la erosión, entre otros beneficios. 

Y es el más adaptado al calentamiento global por su altísima resistencia a altas temperaturas y a la sequía.

La algarroba como alimento: de ingrediente pobre a producto de moda

En la Antigüedad la algarroba se empleaba como alimento animal, y ese ha sido su principal destino durante muchos años hasta fechas recientes. Todavía hoy se emplea la pulpa de las vainas como parte de la alimentación del ganado ovino, bovino y porcino, también muy habitual en la dieta de caballos y burros, o seca y triturada para las gallinas.

En los últimos dos años su demanda ha aumentado un 50% porque la algarroba ahora tiene más usos. Así, aunque «antiguamente era para el ganado, para los caballos», ahora también se usa en la alimentación humana, según explica Julián Cervera, presidente de la cooperativa Fruitsecs.

Y es que de una vaina se aprovecha todo. Juan Carlos Balaguer detalla que de la pulpa se hace un polvo parecido al del cacao con el mismo uso y de la semilla se extrae un producto que sirve de espesante en la fabricación de gelatinas y salsas.

Así, la algarroba ha pasado de producto marginal a estar de moda por sus propiedades. Desde el Colegio de Nutricionistas de la Comunidad Valenciana, Ruth García señala que «es un alimento rico en proteínas, hidratos de carbono complejos -que son hidratos de carbono saludables-, antioxidantes, vitaminas y minerales y también fibra».

Además, ahora está presente en más productos, como sustitutos del cacao instantáneo, harina de algarroba, galletas, pasta para untar o tabletas, entre otros. Y, según afirman en los puntos de venta, lo cierto es que hay demanda.

Producción Española de Algarrobas

El Algarrobo Europeo (Ceratonia Siliqua) es un cultivo tradicional en la mayoría de Países de la Cuenca Mediterránea, siendo España el primer país productor del mundo. Las cosechas actuales, según el sector industrializador, oscilarían entre 60.000/80.000 toneladas de garrofas al año. 

Entre el 70-80% de la producción española se queda en el mercado nacional, exportándose el 20-30%. 

Los cultivos en España están localizados principalmente: 

  • 45% de la producción en la Comunidad Valenciana: Valencia, Castellón y Alicante. 
  • 28% en las Islas Baleares: Mallorca e Ibiza. 
  • 21,5% en Cataluña: Tarragona, Barcelona y Girona. 
  • 3,5% en Andalucía: Almería, Granada, Málaga, Cádiz y Huelva.
  • 2% de la producción en Murcia.

Aunque los algarrobos suelen vivir por la franja del Mediterráneo, hay ejemplares diseminados en Madrid, Ciudad Real, Córdoba, Jaén, Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife.

Si eres producto de algarrobas nuestra Goma Ancla puede ser tu mejor aliada para controlar, sin dañar o estrangular, el crecimiento del árbol. 

Esta goma ancla es una excelente herramienta de atado del tronco al tutor, que necesita ser agarrado firmemente por el peso de sus hojas y frutos. La goma ancla tiene un rápido y sencillo manejo, gracias a su gran elasticidad, se adapta al crecimiento y ensanchamiento de la planta para estirarse a la par y no estrangularla, ofreciendo una resistencia de elasticidad superior comparado con los sistemas tradicionales.

No es necesaria una herramienta de atado para este producto, tampoco formación previa para ellos

Fabricada con Caucho sintético de 1º calidad con prestaciones idóneas frente a los agentes atmosféricos : alta resistencia a la exposición solar, al ozono y a temperaturas extremas. Son reutilizables y reciclables

Amplio surtido de medidas: nº 3, nº 5, nº 8, nº 10, nº 12, nº 15, nº 18, nº 20, nº 30 … para adaptarse a todos los cultivos.

Si quieres recibir una muestra gratis solo déjanos tus datos haciendo clic aquí.